Cofradía de Nuestro Padre Jesús - Jerez de los Caballeros

Eres el Visitante Número


Contador gratis

viernes, 3 de abril de 2015

Sermón De Pregones 2015





Sermón de Pregones 2015.

Antonio M. Rivera Carrasco 


+ Cronista de la Cofradía de Nuestro Padre Jesús Nazareno





Eran las seis de la mañana, la hora en que comenzaban los juicios.
Los jefes del Sanedrín llevan a Jesús a presencia de Poncio Pilato para que lo condene a muerte.

Pilato pregunta: “¿qué acusación traéis contra este hombre?” (Juan 18:28)

Los miembros del sanedrín se molestan porque hubieran preferido que Pilato se hubiera limitado a firmar la sentencia ya por ellos dictada. Por eso contestan airados: “Si éste no fuera un malhechor no te lo entregaríamos” (Juan 18:30).

Pilato no se deja envolver y contesta:

“Tomadle entonces vosotros y juzgadle según vuestra ley (Juan 18,31). Si es un lío interno dejadme en paz.”

Los sacerdotes, cogidos en su trampa contestan: “A nosotros no se nos permite condenar a muerte a nadie” (Juan 18:31).


Así empezaba el texto elaborado por el sacerdote Juan Román Macías, y seguido después por José María Campanón.

Antes que ellos, todos tenemos en la memoria a don Francisco,

haciendo el Sermón de memoria, improvisando quizás algunas partes pero trasmitiendo su esencia y su enseñanza en medio del alboroto que se forma, más aún entonces, en Santa María año tras año.

Desde el 2009 el Sermón lo hacemos hermanos de la Cofradía para evitar que desaparezca esta antigua ceremonia.

“¡Que lo crucifiquen, que lo crucifiquen!”, gritaba don Francisco mientras alargaba los minutos, contando cuartos, contando “y medias”, ante la impaciencia de los costaleros, hasta que daban las 7:00 en punto.


¡Que lo crucifiquen! Rememorando la atronadora petición de Caifás y del pueblo judío[1]

Y aún así Pilato dijo a los sumos sacerdotes y al pueblo hasta por tres veces: “Ningún delito encuentro en este hombre.” (Lucas 23:4 ,23:14, 23:22)

¿Por qué juzgaban a Jesús? ¿Quiénes querían tan insistentemente que muriese? Está claro que no buscaban cualquier castigo sino una condena a muerte.
Jesús no aceptó la norma impuesta en una Galilea conquistada y sometida; se rebeló contra la autoridad establecida, contra los mandatarios y sus abusos de poder, y promulgó una nueva palabra, un nuevo mensaje que rompía con todo eso.

Jesús vino a traer la verdad: “conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres”. (Juan 8:32)

Pero fue mucho más que un simple rebelde, Jesús fue… diferente…

Jesús desde un principio conocía su destino, sabía que su mensaje era distinto y que su final estaba marcado en el mismo y en la esencia de su palabra debemos ver las razones que le llevaron a juicio.

¿Por qué le juzgaban?:

Por decir lo que pensaba,
Por predicar con ejemplos y no con órdenes,
Por enfrentarse al orden establecido y a una verdad impuesta,
Por arrimarse a los débiles y aceptar a los marginados,
Por ayudar al necesitado, por sanar enfermos
Por tener por iguales a hombres y a mujeres en una sociedad que las apartaba a ellas,
Por echar a los mercaderes del templo. NO, no permitió que se comerciara en lugar sagrado, no permitió que se comerciara con lo que es sagrado.

Y a esa sociedad corrupta, gobernada por unos pocos que en realidad lo que no querían era ceder su puesto de poder, no sólo traía un nuevo mensaje, sino que se perfilaba como nuevo líder, un nuevo rey amparado por derecho divino que devolvería a su pueblo lo que le había sido arrebatado. Lo que le había sido prometido.

No, no le iban a ceder el poder a nadie y por eso querían eliminar a quien amenazaba el puesto de unos y de otros, todos ellos guiados por la codicia.

Por eso juzgaban a Jesús, que se refería a sí mismo como “el hijo del hombre”[2],
por eso condenaban a un hombre que luchó contra viento y marea,
consciente en todo momento de que se enfrentaba a un poderoso enemigo,
y de que la muerte esperaba al final del camino,
pero no por eso iba a cesar en su empeño.
No por eso cesó en su empeño.
Se enfrentó o a la autoridad de la espada con la palabra,
y a la soberbia del poder con la humildad.
Ni unos, los mandatarios de su propio pueblo,
ni otros, el imperio que les conquistó, dieron la mano a torcer ante lo que entendían como una amenaza para ellos.
El mensaje de Jesús desestabilizaba la jerarquía judía que no cesó hasta conseguir la condena de los romanos.
Y El Gobernador romano aún no encontrándole culpable, le condenó a muerte.

Judíos y romanos que no se querían manchar las manos,
Judíos y romanos distintos en muchas cosas, pero finalmente igualados por ese injusto propósito de eliminar a Jesús.

Así le sentenciaron y su propio pueblo le condenó[3]
¿Cuántas veces se ha contado esta historia?
¿Cuántas veces se ha repetido?
Sin duda hoy, mirando a nuestro alrededor, parece que se repite.


Entrada Romanos y Pilato


(Se hace una pausa en el Sermón e inmediatamente suena dentro de la Sacristía el tambor de Los Romanos en Marcha Ligera. Cuando se comience de nuevo a leer el Sermón, se realiza la salida del Pregonero junto con Los Romanos que lo acompañan hasta el lugar donde se va a realizar el Pregón.)

Y ahí llegan. Son Los enviados del poder.

Para asegurar que se cumplen voluntades,
Para impedir que escape quien dice verdades
Para custodiar a quien muerto quieren ver
Qué inútil resulta su proceder
Qué estéril su cometido,
Que trabajo sinsentido,
A un espíritu libre intentan retener

Quien es libre no necesita escapar y Jesús NO quiso escapar,
hasta en eso marcó la diferencia…
Así que paciente, escucho su sentencia:


(Cuando se vuelva a hacer otra pausa el Tambor cambiará a Marcha Lenta y, sobre el fondo del Tambor se iniciará el Pregón de la Sentencia de Pilatos.)

Sentencia de Pilatos
Yo, Poncio Pilatos, juez
del Sacro Romano Imperio,
Presidente de Judea,
por nuestro Cesar Tiberio
el año Décimo octavo
de su acertado Gobierno
a veinticinco de Marzo,
decreto, mando y ordeno:
Sufra el último suplicio
el reo Jesús Nazareno,
siendo en una cruz clavado,
en un lugar destinado
a cumplir este tormento
sirviendo así de escarmiento
a todo hombre malvado,
para que nadie sea osado
levantarse contra el Cesar
que lleve la cruz a cuestas,
que muera entre dos ladrones.
Que nadie de esto se asombre
porque siendo un puro hombre
dijo hacerse el Hijo de Dios,
ese testimonio dio
el Pontífice a su gente
pidiendo a voces su muerte.
Con milagros engañosos,
enredador, mentiroso,
endemoniado, embustero,
enemigo declarado
del Cesar, Dios y Senado.
Por eso lo han condenado
a muerte de cruz al infame.
Pues que tan mal ha obrado,
quien tal hizo que tal pague.

(Concluido el Pregón de Pilatos cambia el Tambor a Marcha Ligera y se realiza la retirada del Pregonero)

A ti que con Palmas has sido honrado,
Y tu destino es ser “empalado” (vera Cruz)
A ti que rezas en el huerto arrodillado
Y que como hombre te han mostrado…
A ti que ante Pilato compadeces,
Que morirás crucificado,
Serás azotado y de espinas Coronado,
A ti, que tu gran amor a todos has profesado,
A ti Jesús, a ti Nazareno
¿Quién te defiende?
¿Quién está a tu lado?


No estás solo Jesús, aquí están hoy tus hermanos,
y entre ellos se alza la voz de una mujer,
que rompe el tumulto, que pide silencio,
que acalla la injusta condena,
un Ángel que sale en tu defensa.

Intervención del Ángel

Y esta es la mayor injusticia
que jamás se ha visto en el mundo,
pues llevan a crucificar
al Hijo de Dios natural
y de las purísimas entrañas
de María Santísima.
Porque quiso hacerse hombre
y llevar sobre sus hombros
el peso de nuestras culpas.
Sanando a los enfermos,
resucitando a los muertos
y enseñando a los ignorantes
la verdad de la Doctrina.
Por eso le han condenado
a una muerte afrentosa,
por odio envidia y furor
y respeto de la tierra.
¡ Esta sí que es la verdad!

(Cambio de Guardia)

Jesús nos dejó un mensaje de hermandad en comunidad, de unión, de soltar la espada y alzar la voz en una sola fuerza, en busca del bien.
Un mensaje sencillo y fácil, contrario a la guerra y a la violencia, contrario al odio…

Jesús quiso hacernos libres: “Así que, si el Hijo os hace libres, seréis verdaderamente libres.”(Juan 8:36)
Un mensaje a veces alterado, corrompido, un mensaje a veces tergiversado….
Pero no importa cuántas veces se altere o corrompa su historia, se maquille o se malinterprete, su ejemplo está ahí, sigue ahí y hoy damos buena fe de ello.

Unión y comunidad hacemos los hermanos y hermanas de Jesús todo el año y sobre todo hoy aquí, como cada año, para levantarle, para llevar su mensaje, para transmitir el legado que recibimos:

Aquí esta Jesús,
Aquí están sus cirineos,
Su mensaje no ha muerto,
Somos su ejemplo
Jesús vive entre nosotros
Milagro de resurrección perpetuo
Recibimos tu legado
Y tu legado entregaremos

Quien deja un mensaje y legado que perviven para siempre nunca muere.

“El que cree en mí, aunque muera, vivirá.” (Juan 11:25)

Quedan menos de 20 minutos (17) para la primera Levantá

Este Sermón de Pregones en su origen tuvo un fin didáctico, hoy escenificamos y rememoramos un episodio de la pasión de Jesús para que no se olvide su mensaje, su ejemplo y para que siempre recordemos lo que hizo por nosotros.
Su vida, su pasión, su muerte… Jesús cambió el mundo para siempre,
nunca una sola persona lo había hecho,
nunca nadie lo ha vuelto a hacer;
nunca una sola vida ha influido tanto en la historia de la humanidad.
Nunca una muerte lo ha venido a certificar.
Esta es su superior naturaleza.
Cambió el curso de la historia,
cambió la sociedad,
marcó nuestro destino,
nos dictó el camino.

“¡El que quiera entender, que entienda!” (San Mateo 19:12)

Camino del que hoy repetimos una parte, quizás el último viaje, quizás el más doloroso, el largo paseo de alguien que sabe que se enfrenta a la muerte.

Pero tus hermanos lo saben y a tu lado están cuando se acerca el Viernes Santo


Santa María ya huele a Romero,
Señal de que el momento se acerca,
Pronto llegarán los primeros,
A esperar que se abra la Puerta.

Los hermanos de Jesús con tu mensaje presente, con tu ejemplo en la mente… te acompañamos al Calvario, para aliviar tu carga, para compartir tu peso, y vamos alegres, porque en el fondo sabemos que tu muerte fue falsa, tu muerte no fue un fin tu muerte fue… ¡el principio!

Él mismo dijo " Porque donde están dos o tres reunidos en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos ". (Mateo 18:20)

¡Y hoy somos multitud! ¡A tu lado Jesús!

Apenas quedan15 minutos para las 7 de la mañana

Salimos a esta hora del alba desde 1688 antes de ese año lo hacíamos arropados por la noche, pero el destino vino a querer que tu cara viera la luz, la luz del sol en un último y aciago día en el que hacia el monte Gólgota caminarías.

Camino al Calvario son las calles de Jerez,
Resuena el Golpe de mazo y todos a una
Disipando la oscuridad entre nieblas y brumas,
Rompiendo el alba, el día quiere amanecer,

El Aire limpio de la mañana, a romero empieza a oler
a veces a tu compañía se suma la luna,
Toca andar el camino marcado desde la cuna,
A tus pies una alfombra tejida con clavel;

La puerta del sol te abre el paso otra vez
La luz de la mañana acaricia tu rostro
Iluminando la serenidad de tu tez
Sabiendo que no conocerás la vejez
Empieza tu última marcha,
Que nunca será la última en tu pueblo,  Jerez.


Jerez Escenario perfecto para recordar la crudeza de tu camino; que esta vez, no harás solo…que nunca has vuelto a hacer solo.

Calles empedradas soportan calladas el peso de la multitud
agravado por la carga de la cruz.
Calles estrechas, a tramos empinadas, se llenan de cera,
y al tiempo devolverán un grito,
al tiempo chirriará un lamento
por el cruel destino que te espera.


Tenues luminarias acompañan el despuntar del día,
Y con la cruz a cuestas a tu destino te encaminas…
Recodos, esquinas y vueltas, calles retorcidas que se enderezan
farolas y balcones que se asoman a acariciar tu madera.

Calles solitarias, que la cal blanquea
Calles empedradas de un pueblo vetusto, testigo de tu odisea.


Aunque una multitud espera en la plaza, para ser testigos de una última oportunidad, de un último beso, de un último abrazo a La Madre, tu inseparable María, a tu eterna compañera.

Carrera del caballo
Fuerza sobre natural
De tus fieles portadores,
Que sobre el suelo te hacen flotar

La cruel lanza romana
espolea la desesperación
no verás de nuevo a María
grita el cruel centurión


4 pasos salen esta mañana, Jesús, María, y los cómplices de su encuentro, San Juan y la Magdalena, todos ellos junto a la Escolta Romana, la Buena Mujer y el Pregonero son los protagonistas de la ancestral ceremonia del Paso, … nombres todos cargados de especial y simbólico significado que nos traen matices del Siglo de Oro.

Carreras y recados, canticos susurrados
De antiguo verso y cuidada prosa
Que la Buena Mujer entona
Para Explicar el milagro de la Verónica
Pronto continuará el camino,
Tras decir un último adiós
Hasta tres veces te impide el paso
Una enérgica voz;
Cuando María a Jesús se asoma
Dolorosa despedida,
bajo el vuelo de palomas


Vuelta a la soledad de las calles, es Momento para la reflexión
Recorriendo tu pueblo, calles llenas de historia, calles con tu sello
Calle Templarios, Puerta de Burgos, la carga pesa
pero en los portales aparecen samaritanos
que ofrecen un ágape, para renovar Fuerzas.
anís y dulces que comparten tus hermanos .

Pasas por el Barrio de los Mártires, también vestido de morado
Y bajas a las monjas de la Cruz, a rendir pleitesía, sentimientos encontrados.
Corredera y calle abajo,
Esta vez no hay caídas,
tus cirineos te están llevando
Y De nuevo en el llano, se repite el abrazo.
Mirada serena en el dolor,
Mirada paciente en el sufrimiento
Profunda sabiduría la que oculta tu Rostro….
Jesús,¡de nuevo ejemplo para cientos!


Como ya dije un día, esta cofradía es una amalgama de lo antiguo con lo moderno, de lo viejo y lo nuevo, que se ha producido gracias a un abrazo mutuo y reciproco de Jesús con su pueblo y del pueblo con Jesús, que comenzó siglos atrás.
Una cofradía que se caracteriza por la pasión de sus hermanos que se entregan en un trabajo silencioso pero constante;
Pasión visible en las interminables horas de espera en la puerta de Santa María para dar la primera “levantá” a Jesús, en el Sermón, en el Encuentro, o en las mujeres que acompañan a Jesús en su camino al Calvario, que asisten con su duelo al Santo Entierro, y que acompañan en su SOLEDAD a la Virgen.

Custodios de nuestras propias costumbres y de las costumbres de las distintas cofradías que se unieron hace siglos a la nuestra, dejándonos su impronta y formando una cofradía única, con sus tres salidas procesionales en un solo día, y con actos en la Candelaria, en San Blas …
Herencia que se ha ido acumulando y manteniendo a través de los siglos porque nunca se ha querido renunciar a ninguna de nuestras raíces, herencia que se resume en una expresión, sencilla y humilde, como siempre ha sido la cofradía, pero llena de significado.

Por todo ello, Decir Jesús en Jerez implica muchas cosas.

En apenas siete Minutos diremos el primer Arriba Jesús y cada vez que se dice no solamente levantamos a Jesús, levantamos también a La Virgen De La Encarnación, levantamos el Descendimiento, la Urna, la Muerte Pelá y levantamos a la Soledad…
Levantamos a cada una de las cofradías que existieron y se integraron en la nuestra, y sobre todo, levantamos más de 400 años de historia, de fe, de cultura y de tradición.

Esa historia, esa tradición recibió un duro golpe hace justo 50 años a causa del incendio que asolaba este templo en el que nos encontramos. Tal día como hoy de 1965 Santa María vestía doble luto, ya que al propio del Viernes Santo, se sumaba la pérdida de la imagen de Santa María de la Encarnación en el fatídico suceso de la madrugá del 6 de marzo. Junto a ella un retablo sin igual y un órgano sin parangón eran consumidos por las llamas.

Un doble luto simbolizado en las paredes ennegrecidas por el fuego que marcaba la historia de este templo para siempre.

Y aún así todo continúa, todo sigue, gracias al tremendo esfuerzo que hizo este pueblo por recuperar lo que la tragedia se llevó. Una muestra más del carácter jerezano. Lucha perpetua de este pueblo y de esta cofradía.

Pero también la cofradía para muchos de nosotros son vivencias de infancia, experiencia vivida entre juegos, cirios y luz de velas, historias y leyendas contadas por nuestros padres, y en esos momentos aprendemos y hacemos nuestro todo ese mensaje del que hablamos. El mensaje de Jesús.

Un año, tras empaparse de la Semana Santa jerezana y vestirse el Viernes Santo con su túnica morada, mi hija mayor, Ana, con 6 años entonces, pintó un dibujo de Jesús, y me lo regaló.

Yo le dije que era muy bonito y le pregunté que quién era.

Ella contestó: es Jesús, el de Jerez.

Yo le dije: no lleva cruz, no puede ser él.

Ella contestó:
Sí lo es!, es nuestro Jesús!, pero no le he pintado la Cruz porque no quiero que sufra.

Me quedé sin palabras, pero me di cuenta de que ese gesto de una niña de 6 años, es el espíritu de cirineos que caracteriza a los hermanos de Jesús, a todos los que de una u otra forma estamos aquí hoy.

Jesús es nuestro apoyo, y estamos aquí para apoyarle a él, en la recreación de uno de los momentos más duros de su pasión; devolviéndole simbólicamente lo que hizo por nosotros.

Estamos para honrarle, para honrar su nombre:
¡¡¡NON NOBIS DOMINE, NON NOBIS!!!

(Retirada de las Guardias)

Quedan sólo 4 minutos para el momento que todos esperamos;
sólo 4 minutos para que caiga sobre nosotros una multitud de pensamientos y sensaciones concentradas en un segundo:
un padre o un abuelo que llevó el paso,
alguien que no está,
una promesa….

Jesús representa muchas cosas para todos los que somos parte de esta cofradía.

Por eso no entiendo, no concibo la Cofradía De Jesús sin su pueblo, sin todos vosotros, sin el pueblo que siempre ha estado con él, ya que esta es la cofradía de todo Jerez. Por eso al poco de enterarme de que este año haría yo el Sermón pregunté a todos los miembros de un extenso grupo que tenemos en una red social que me dijeran qué significa esta cofradía para ellos, pero que lo expresaran solamente usando una palabra, sin decirles para qué sería, simplemente pregunté y dijeron su palabra.

¡Todas esas palabras están aquí hoy!
Así este Sermón, como la cofradía, ¡será también de todos!
Hoy mi voz será vuestra voz:

Historia
Sentimiento
Camino
Ilusión
Fervor
Comienzo
Tradición
Lágrimas
Entrega
Un Año Más
Herencia
Emotiva
Jesús
Amor
Singularidad
Padre
Familia
Especial
Fe
Unión
Lucha
Nostalgia
Salimos
Único
Grande
Hechizo
Fraternidad
Solera
Emoción
Fuerza
Reencuentro
Luz
Entrega
Cielo
Madrugá
Diferente
Valor
Nervios
Encarnación
Cariño
Recuerdo
Carácter
Vida
Esperanza
Devoción
Pasión
Sentimientos
Suspiros (Al Alba)

Hoy de nuevo os pido que penséis en vuestra palabra… y que os suméis a mi voz

Sonará “A tus pies nazareno” cuando flotes sobre el suelo

Pueblo de Jerez, hermano de Jesús
¡Expresa de nuevo tu sentimiento!
Pueblo de Jerez, costalero del Nazareno
¡Llegó la hora!

¡ARRIBA JESÚS!





[1] (Lucas23.21) Pero ellos seguían gritando: «¡Crucifícale, crucifícale!»

[2] El título “Hijo del hombre” procede del Antiguo Testamento, en concreto del libro del Profeta Daniel, de la visión que tuvo de noche el Profeta: “Seguía yo mirando en la visión nocturna, y vi venir sobre las nubes del cielo a uno como hijo de hombre, que se llegó al anciano de muchos días y fue presentado ante éste. Fuele dado el señorío, la gloria y el imperio, y todos los pueblos, naciones y lenguas le sirvieron, y su dominio es dominio eterno que no acabará, y su imperio, imperio que nunca desaparecerá” (Dan 7, 13-14).

[3] Lucas23:14y les dijo: Me habéis presentado a este hombre como uno que incita al pueblo a la rebelión, pero habiéndole interrogado yo delante de vosotros, no he hallado ningún delito en este hombre de las acusaciones que hacéis contra El. 15Ni tampoco Herodes, pues nos lo ha remitido de nuevo; y he aquí que nada ha hecho que merezca la muerte. 16Por consiguiente, después de castigarle, le soltaré. 22Y él les dijo por tercera vez: ¿Por qué? ¿Qué mal ha hecho éste? No he hallado en El ningún delito digno de muerte; por tanto, le castigaré y le soltaré. 23Pero ellos insistían, pidiendo a grandes voces que fuera crucificado. Y sus voces comenzaron a predominar.…

No hay comentarios: